Con esta decisión, la UP podrá participar en las versiones de los comparecientes en la JEP, así como hacer observaciones, solicitar pruebas, sugerir sanciones y tener una participación en todas las etapas del proceso.

La UP se creó en 1985 como parte de un intento de acuerdo de paz del entonces presidente Belisario Betancur con las FARC, pero en los años siguientes ese partido fue víctima de un genocidio en el que fueron asesinados, por ejemplo, los candidatos presidenciales Jaime Pardo Leal (1987) y Bernardo Jaramillo Ossa (1990).

El caso 06

El 4 de abril de 2019 la JEP abrió el Caso 06 denominado “Victimización de miembros de la Unión Patriótica (UP) por parte de agentes del Estado”, a partir de un informe presentado por la Fiscalía General de la Nación.

Según la Fiscalía, 1.620 dirigentes, militantes y simpatizantes de la UP fueron victimizados desde 1984, pero la Corporación Reiniciar, que representa a la UP, y el Centro Nacional de Memoria Histórica coinciden en que se trata de más de 6.000 víctimas.

En este caso, la JEP estudia “más de 8.000 hechos victimizantes” y ha identificado a “108 comparecientes presuntamente vinculados en estos actos”.

También ha recibido cinco informes de entidades del Estado y organizaciones de víctimas, incluidas algunas en el exilio en países como Argentina, Canadá y Suiza.

Con base en esta información, la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas de la JEP consideró que la UP “sufrió diferentes afectaciones a sus prácticas y proyectos colectivos, así como a sus formas de organización, a raíz del homicidio de sus integrantes y de otras conductas violentas en contra de sus militantes”.

Ante esta situación, explicó la JEP, miembros directivos de la UP tuvieron que renunciar a sus cargos, el movimiento tuvo que buscar “coaliciones electorales en vez de participar a nombre propio en la contienda democrática y decidió marginarse de la participación política por falta de garantías”.

“Pasó de ser el partido político con la mayor votación histórica por la izquierda democrática del país a perder, transitoriamente, su personería (registro) jurídica. Esta personería fue recuperada gracias a un fallo del Consejo de Estado”, añadió el tribunal.

La Corporación Reiniciar considera que lo ocurrido no solo afectó al movimiento electoralmente sino que propició que sus estructuras y redes proselitistas se desarticularan.

En ese sentido, la JEP aclaró que acreditó al partido como “sujeto colectivo” y no “a sus miembros individualmente”.

“Para ello, la Sala invita a quienes se reconocen como militantes de la Unión Patriótica o sus familiares a que se acerquen a la JEP a solicitar su acreditación individual”, agregó el tribunal.

La Unión Patriótica renació en 2014 cuando su líder Aída Avella regresó a Colombia tras 17 años en el exilio y fue aspirante a la Presidencia, aunque finalmente se integró en la candidatura de la también izquierdista Clara López, optando a la Vicepresidencia.