Los 52 uniformados que fueron enviados para la misión ahora se encuentran en cuatro bases del Ejército Nacional, pues el gobierno de Estados Unidos no contempla devolverlos hasta que haya una decisión final sobre la tutela que les impide operar, aseguró CM&.

Los militares no pueden cumplir con el objetivo para el que fueron enviados porque el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le ordenó al presidente Iván Duque suspender la autorización para cualquier actividad de la brigada militar estadounidense, mientras el Senado analiza la información que le entregará la Presidencia para tomar decisiones.

Eso, por un recurso que senadores de la oposición, como Iván Cepeda y Gustavo Petro, instauraron, al considerar que el Gobierno se extralimitó trayendo tropas de Estados Unidos, sin antes tener autorización del Congreso.

No obstante, el Ministerio de Defensa, en cabeza de Carlos Holmes Trujillo, impugnó esa decisión y por eso la situación de los militares extranjeros está en el limbo. 

De devolverse a su país, las tropas deberán cumplir una cuarentena de dos semanas, que ya cumplieron en Colombia, indicó el noticiero. Si aprueban su misión, los militares tendrían que regresar y volver a aislarse por 14 días.

Precisamente por eso es que los uniformados extranjeros siguen en las bases del Ejército Nacional, aunque con los brazos cruzados.