En la publicación, Uribe decía que  el “grupo terrorista Adán Izquierdo” asesina, extorsiona, secuestra y obliga a abandonar cultivos de aguacate y cítricos del Quindío.

Inmediatamente salió el secretario del Interior de Quindío, Eduardo Orozco, y, en declaraciones publicadas por Caracol Radio, desmintió al también exsenador Uribe.

Pienso que esto es fruto de una descontextualización geográfica, porque realmente, a la fecha, ni por parte de denuncias de la comunidad campesina ni por parte del Ejército y la Policía se han registrado este tipo de actividades delincuenciales. Seguramente la cercanía con el Valle del Cauca, donde sí se han presentados algunas circunstancias con estos grupos subversivos, han llevado al señor expresidente a aproximar geográficamente el tema del departamento de Quindío, pero hay que decir categóricamente que en el momento no hay ese tipo de presencia, y aspiramos, desde luego con la ayuda de Dios, que no vaya a existir”, manifestó Orozco.

Según El Tiempo, el trino del expresidente alarmó a la gobernación, pues hizo un comité con otras entidades para verificar la información que él publicó.

Por lo mismo, el comandante de la Policía de Quindío, José Luis Ramírez, también salió a dar un parte de tranquilidad y, de acuerdo con el diario, dijo que “allí no hay presencia de ningún grupo armado organizado o de alguna disidencia de las Farc. Sí las hay en el Valle, ello está claramente detectado”.

Pese a las declaraciones de las autoridades quindianas, Uribe no se retractó de la información que entregó en su Twitter que le llegó a través de una denuncia ciudadana, según dijo.