En su publicación, el mayor de los hijos de Álvaro Uribe Vélez explicó que si ahora está trabajando con el Centro Democrático, partido que lideraba el exsenador, es porque aceptó una invitación para conformar un “comité informal”.

“Mi rol es de consultor. Espero aportar análisis cuantitativo frío y sobrio. No aspiro a cargos ni a curules. No es momento de aspiraciones. Mi padre se encuentra secuestrado”, trinó Tomás Uribe.

Y es que después de la detención del expresidente, varios uribistas del partido de Gobierno vieron en el primogénito de Uribe el próximo líder de la colectividad.

Uno de ellos, por ejemplo, fue el senador Carlos Meisel, que a través de  Twitter le pidió a Tomás liderar “un proyecto nuevo” y hasta se puso “a sus órdenes”. 

En el misma tónica estuvo Paloma Valencia, acérrima defensora de Uribe, que dijo que el hijo de su líder “puede dirigir esta nueva batalla porque da confianza, unidad y certeza”, aunque, en el diario El Tiempo, reconoció que eso dependía de la “voluntad de Tomás”.

Incluso, en Blu Radio afirmaron que varios de la bancada uribista le propusieron al hijo del expresidente liderar las listas del partido para las próximas elecciones, cosas que esta mañana se descartó.

No obstante, Darcy Quinn, periodista de Caracol Radio, dijo que en un sondeo que ella hizo entre miembros del Centro Democrático hubo quienes manifestaron que Uribe Vélez es el único líder, y lo seguirá siendo esté donde esté, mientras que otros consideran que es bueno que Tomás tenga liderazgo dentro de la colectividad, pero sin aspirar a cargos.

Ahora, Tomás Uribe conforma un comité que el partido de Gobierno creó para para no perder la influencia política que indiscutiblemente le generaba la presencia de Uribe en el Congreso.