La mujer permanece en el Hospital Clarence Lynd Memorial, de la isla de San Andrés, y ya bebe líquidos por su cuenta, luego de dos cirugías en la cabeza, destaca el diario Clarín.

Todo el episodio clínico se debió a que los ladrones en motocicleta le raparon el bolso, lo cual la hizo caer y el golpe lo recibió directamente en la cabeza, recuerda el diario argentino.

En un principio, la mujer acudió a un hospital donde le curaron las heridas, pero al día siguiente convulsionó y fue por ello que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, para extraer un coágulo de sangre entre el cráneo y el cerebro, que le estaba ocasionando presión sobre ese órgano, y controlar una hemorragia.

Tres días después, informa Clarín, tuvo que ser operada otra vez por una nueva hemorragia en la parte posterior del cerebro. Grossi estuvo en coma durante casi dos semanas, debido a la inflamación cerebral, que a su vez evitaba que llegara suficiente oxígeno a esa parte del cuerpo.

Los médicos del hospital ya la llevaron a una habitación para que se termine de recuperar, y en un par de semanas podría estar regresando a Argentina para el completo restablecimiento de su salud, indica el medio.

Los delincuentes, por su parte, están siendo buscados no solo por la policía, sino por la comunidad sanandresana en general, pues este tipo de crímenes ahuyenta el turismo, que es la principal fuente de ingresos de esa región del país.