La decisión cobija a taxis de Bogotá que “tengan motores de propulsión exclusivamente eléctrica o dedicada a gas natural”, es decir que los híbridos (a gas y gasolina) deberán seguir circulando bajo la norma de pico y placa, informó la Alcaldía de Bogotá.

Los autos que hayan sido modificados para funcionar con electricidad o gas tampoco gozarán del beneficio pues “los vehículos convertidos pueden aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero”, indica el decreto que estipula la medida.

De acuerdo con el documento, firmado este lunes por el alcalde Enrique Peñalosa y el secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo, solo estarán exentos dichos taxis si hacen uso de las tabletas que tanta controversia y resistencia han generado en el gremio.

“Que haya implementado la o las plataformas tecnológicas conforme a lo establecido en los Decretos Distritales 456 y 568 de 2017”, indica el decreto en cuanto al requisito.

El documento enfatiza en que la exención aplica para estos medios de transporte público solo si, además, se encuentran registrados “en el Sistema de Información y Registro de Conductores (SIRC) reglamentado en el Título II de la Resolución 220 de 2017, expedida por la Secretaría Distrital de Movilidad, con método de cobro plataforma tecnológica”.

Ningún taxi en la ciudad cumple hoy con las condiciones especificadas para estar exceptuados de la restricción, mencionó la secretaría de Movilidad.

También resaltó que los taxistas “que no emplean las aplicaciones móviles habilitadas que indican la ruta óptima, tienden a tomar recorridos donde se incrementa la distancia y el tiempo de viaje”, lo que implica, agregó, recorrer más kilómetros, más congestión, más contaminación y uso ineficiente de las vías.

Finalmente, la entidad aclaró que los vehículos del piloto de taxis eléctricos, política implementada en 2015, podrán continuar circulando y prestando el servicio exentos de pico y placa como lo han venido haciendo, pues esta nueva medida no los afecta.