Milla Romero, que en agosto llegó a ocupar la curul que dejó libre el expresidente con su renuncia, indicó que se trata de un proyecto de acto legislativo porque, en su concepto, no se está acercando al objetivo por el que fue creada.

“Sus pilares eran verdad, justicia, reparación y no repetición”, dijo, y cuestionó cada uno de ellos.

Al referirse a la verdad, la parlamentaria señaló que los exjefes de las Farc no han cumplido porque en vez de aceptar que los niños eran reclutados, han dicho que “ingresaban a proyectos de formación”.

No obstante, pese a que algunos miembros del hoy partido político incluso han dicho que los menores entraban “voluntariamente” a la guerrilla, la senadora no menciona que hay otros que sí han reconocido el delito “sin ambigüedades ni eufemismos”.

Sobre el tema de la verdad, Romero también criticó que la Farc se atribuya el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, “cuando hay suficiente material probatorio que demuestra lo contrario”.

Luego, la congresista uribista habló del pilar de la justicia y recordó a ‘Jesús Santrich’, “que delinquió aun después de haber firmado e ingresado a este proyecto”, mientras que de la reparación afirmó que las “víctimas no han recibido ni el 0,2 %”.

Por último, sobre la no repetición, citó cifras que “demuestran que van más de 7.000 reincidentes, mal llamados disidencias de Farc“, y añadió:

“A esto se le suma que tienen un presupuesto de 300.000 millones [de pesos] para su funcionamiento. Con esto podríamos darle a 2 millones de familias colombianas un mes de Ingreso Solidario“.

La iniciativa será debatida en la Comisión Primera del Senado y busca, según su autora, que no haya “impunidad para las Farc”.

La propuesta llega tan solo unos días después de que el expresidente Álvaro Uribe propusiera un referendo para cambiar el Acuerdo de Paz y, justamente, derogar la Justicia Especial para la Paz. Esa declaración la hizo horas después de que la Fiscalía decretara su libertad en el proceso que se le sigue por fraude procesal y soborno a testigos.

Por eso, el proyecto fue apoyado por los copartidarios del Centro Democrático. El senador Carlos Felipe Mejía, por ejemplo, expresó todo su apoyo para derogar la JEP porque, dijo en Twitter, es “un tribunal que le cuesta demasiado al país y lo único que ha hecho es garantizar impunidad a los peores criminales de lesa humanidad”.

Esta fue su explicación: