Así lo anunció la Fiscalía General al informar que de este trabajo se encargará un equipo especial para la lucha contra el maltrato animal (Gelma), que se unirá con agentes de la Policía para combatir esta práctica ilegal.

El organismo investigador dijo, en un comunicado, que durante Semana Santa estas “actividades ilícitas se incrementan en algunas regiones del país”, y que por esa razón la atención estará en prevenir el tráfico y venta de animales silvestres.

Y es que en operativos de diligencia y allanamiento que se adelantaron en el último mes, las autoridades rescataron unas 1.200 especies que estaban en cautiverio y que, “al parecer, iban a ser vendidas como animales de compañía o usados para elaborar preparaciones culinarias”.

Entre los animales rescatados, según la Fiscalía, había tortugas hicoteas, iguanas, aves, y morrocoyes, entre otros, que fueron devueltos a su hábitat natural.

Al respecto, el fiscal coordinador del Gelma, Alejandro Gaviria, insistió en que “los animales silvestres no son mascotas ni alimento”, y advirtió del riesgo de consumir algunas especies.

“Es importante tener en cuenta que su consumo representa riesgos, ya que algunos son portadores de cierta clase de enfermedades transmisibles a los seres humanos”, reiteró el fiscal.

La Fiscalía y Policía ponen especial atención a departamentos como Bolívar, Atlántico, Córdoba, La Guajira, Magdalena, Tolima, Antioquia y Cundinamarca, debido a antecedentes con tráfico y venta ilegal de animales.