En entrevista con Yamid Amat, la mandataria capitalina indicó que no se podrán llevar a cabo misas ni ceremonias de ningún tipo en lugares cerrados, como templos o iglesias.

En Bogotá tampoco se podrán organizar procesiones que impliquen aglomeraciones, pero sí se autorizarán misas y ritos propios de la Semana Santa en lugares abiertos, mientras se conserve distanciamiento y se contemplen las medidas de bioseguridad pertinentes.

Las encargadas de otorgar los permisos para esas ‘misas al parque’ serán las alcaldías locales, detalló López, quien también sugirió que se programen varios horarios para evitar concentraciones de gente en una sola franja.

Hace un año, al principio de la pandemia, las iglesias fueron de las primeras en cerrar sus puertas con miras a la Semana Santa debido a la posibilidad de que se generaran aglomeraciones en torno a los ritos.

Así como en ese entonces, el cierre de iglesias se ha mantenido teniendo en cuenta la gran afluencia de personas susceptibles a padecer de peor manera un hipotético contagio con el coronavirus y el COVID-19, como ancianos, enfermos, personas inmunodeprimidas, etc.

Según CM&, las solicitudes e inquietudes al respecto se responderían en el correo asuntosreligiosos@gobiernobogota.gov.co.