La Personería de Bogotá impuso esta sanción en segunda instancia, luego de que, en febrero de 2017, Ávila Solarte fuera sorprendida en flagrancia cuando exigió y recibió 10 millones de pesos de la propietaria de un establecimiento comercial por gestionar un trámite que no tiene valor monetario, señaló la entidad en un comunicado.

La diligencia por la que la exfuncionaria de la alcaldía local pedía la millonaria suma era una licencia de ocupación, dijo la Personería.

Este trámite autoriza la puesta en uso de edificaciones de 3 pisos luego de la comprobación de que toda la reglamentación de la construcción sea la adecuada, añadió la entidad.

Ávila Solarte fue destituida e inhabilitada por abusar de su cargo, indicó la Personería en el boletín.

En el mismo texto se informó que la exfuncionaria fue acusada por el delito de concusión y fue condenada a pagar 48 meses de prisión y una multa de 33 salarios mínimos legales vigentes (más de 27 millones de pesos).