El joven fallecido, identificado como Jhonatan Alexis Cifuentes González, según El País, de Cali, fue llevado a la Clínica Nuestra, por un impacto de bala en la cabeza, y días después murió.

Los familiares les manifestaron a los médicos que querían donar órganos del joven, pero un galeno habría dicho que eso no era posible porque Cifuentes González era sospechoso de haber tenido coronavirus, indicó el diario caleño.

Pero su familia se negó a pensar que él tuviera COVID-19, pues, según un pariente —citado por el periódico—, tampoco se hizo el procedimiento que se supone debe hacerse con una persona que muere con sospechas del virus.

El cuerpo fue llevado a Medicina Legal de Cali, donde la familia lo reclamó. Pero ante la negativa de las autoridades, un grupo de personas se lo llevaron en una camilla, como se aprecia en el siguiente video.

Luego de que el cádaver estuviera en la calle, el grupo de personas que sacó el cuerpo a la fuerza consiguió un ataúd en el que lo metieron y lo trasladaron para hacer la velación.

Según El País, el sepelio se hizo en el barrio Comuneros, donde el joven vivía.