Por esa razón, el CTI de la Fiscalía capturó en las últimas horas a 4 funcionarios de la Rama Judicial señalados de participar en esta red de corrupción.

Se trata de Carlos Enrique Masmela, director seccional de Administración Judicial de Bogotá; Fredy Antonio Tequia, coordinador del Área Jurídica; Pedro Julio Gómez, director de la Unidad de Asistencia Legal; Salomón Motta, unidad de Asistencia Legal. Además, hay otras 20 personas vinculadas a la investigación.

Lo que hacían los capturados era vender o alquilar, desvalijar, o desaparecer los carros confiscados que debían permanecer guardados en estos parqueaderos hasta que los dueños pudieran pagar el embargo o el banco decidiera sobre ellos.

“Esto permitía que los vehículos aparecieran en otras ciudades porque dueños de las bodegas pagaban sobornos a policías para que descargaran las placas del sistema de automotores facilitando que los carros rodaran sin ninguna restricción”, aseguró Noticias Caracol.

La Fiscalía tiene en su poder recibos que demuestran esos sobornos que involucran a 5 uniformados y a más de 5.000 placas de vehículos.

El Consejo Superior de la Judicatura emitió un comunicado en el que rechaza los actos ilegales de sus cuatro empleados adscritos a la Dirección Ejecutiva de Administración Judicial y a la Dirección Seccional de Administración Judicial de Bogotá y aseguró que entregó información relevante a la Fiscalía que obtuvieron en controles administrativos.

Las cuatro personas detenidas tenían la responsabilidad de aplicar los correctivos para evitar que se generaran actos de corrupción o ilegalidad en servicios de parqueaderos judiciales donde eran llevados los vehículos embargados.

Sin embargo, estos funcionarios hacían todo lo contrario y participaban en el proceso al expedir resoluciones violando distintas normas para favorecer a los dueños de esos parqueaderos sobre quienes recaían miles de denuncias por parte de los propietarios a los que no les devolvían sus vehículos cuando iban a reclamarlos.

Fueron precisamente esas denuncias, reveladas en mayo de 2017 por el programa Séptimo Día, las que permitieron adelantar el proceso. Esta fue la investigación del programa, donde además aparece Masmela, uno de los capturados, negando vínculos a esta red de corrupción.