Los agentes de la Agencia de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) empezaron a poner sus ojos sobre el empresario hace cuatro años cuando empezó a importar a Colombia determinados artículos, indicó El Tiempo.

Para ese momento, Korn poco a poco traía al país partes de armas, pues “toda la vida ha cargado pistolas y suele exhibirlas cuando se exalta”, le dijeron amigos del empresario a ese diario, que dejaron claro que su exesposa no tiene relación con los negocios.

Según las primeras versiones, el armamento era para su uso personal, aunque la investigación también intenta establecer si los negocios ilícitos de este hombre incluyen el tráfico de armas, dijo el mismo medio en las últimas horas.

Pero no fue solo eso, Korn se inclinó por comprar camionetas blindadas y también “es amante de los perros Dóberman”, dijeron personas cercanas a él.

Al principio no se detectó nada ilegal en esas importaciones, pero sí fue el punto clave para hacerle seguimiento a las transacciones de este hombre y fue allí cuando se dieron cuenta que había creado, junto a otras personas, una serie de empresas fachada para blanquear capitales.

El Tiempo también asegura que esa red recibía dólares en Estados Unidos producto del narcotráfico y hacían el cambio de divisa para entrarlo en pesos a Colombia. “Por esa operación, conocida como ‘La bajada’, cobraban un jugoso porcentaje”, puntualiza.

Korn, de 42 años, tenía varias inversiones en restaurantes y era cercano a la farándula nacional por su matrimonio con Acevedo. Tras su separación, vivía en un lujoso apartamento en Bogotá, donde fue capturado este miércoles hacia las 6:00 de la mañana.

El empresario aceptó los cargos de lavado de activos y concierto para delinquir agravado que le imputó la Fiscalía este jueves en la audiencia ante un juez.