La crisis del hospital Santa Ana de Pijao se profundiza. Desde ayer solo cuenta con la enfermera y el conductor de la ambulancia. Los médicos y la bacterióloga que estaban haciendo el año rural fueron exonerados, por parte de la secretaría departamental de Salud, de continuar con la prestación del servicio.

La institución solo cuenta con el servicio de vacunación a cargo de la enfermera jefe. En cuanto al servicio de ambulancia está disponible para el traslado de pacientes.

La falta de pagos de los sueldos de los trabajadores —cumplieron 3 meses sin recibir dinero— agotó a los profesionales de la salud por lo que tomaron la decisión de pedir su salida del hospital de Pijao.

Cabe anotar que la difícil situación económica que atraviesa la ESE es consecuencia del embargo de sus cuentas, debido a la demanda de un familiar de un paciente.

(Vea también: Se ve La Línea al final del túnel: abierto paso a un carril en vía Ibagué-Cajamarca)

Diana Milena Giraldo Arenas, gerente del Santa Ana, confirmó a La Crónica que los profesionales de la salud habían presentado la queja ante la universidad en la que hicieron sus estudios y el fallo les dio la razón.

Dijo que solicitó la ayuda a la secretaría departamental de Salud, para poder contar de nuevo con estos trabajadores. Al cierre de edición esperaba una respuesta a la coyuntura generada:

“La idea es que contemos con este personal en el transcurso de la semana, ya mandamos los oficios a la dependencia seccional. A la comunidad le decimos que estamos trabajando para superar esta situación, reitero que esperamos la respuesta desde el departamento”.

Debido a la crisis, funcionarios han hecho protestas y llamados de atención a las autoridades para atender sus casos, además, la misma población pijaense efectuó un convite para pagar algo de sus salarios, pero el difícil momento parece no acabar.

Lee También

Reacción desde la alcaldía

El alcalde de Pijao, Juan Camilo Pinzón Cuervo, se pronunció sobre el nuevo problema que atraviesa el hospital Santa Ana.

El burgomaestre aseveró que, en efecto, se gestiona ante el gobierno departamental, exactamente ante la secretaría de Salud, la contratación de los médicos para así continuar con la prestación del servicio en la localidad. “Por consiguiente, el servicio dentro de la institución hospitalaria tendrá afectaciones hasta que se logre la contratación de los turnos en las disciplinas que han quedado vacantes”.