En una entrevista con Blu Radio, Ruiz afirmó que en Bogotá, Medellín y Cali “las afectaciones” (contagios y muertes) por COVID-19 vienen disminuyendo, pero que en otras va a subir.

“Los modelos nos indican que estamos en curvas descendentes en casi todas las ciudades del país con excepción de Cúcuta, Bucaramanga y Valledupar (que están en pico en este momento) […].En estas [ciudades] comenzarán a bajar las próximas semanas. Hay otras que van subiendo como Neiva, Ibagué, Armenia, Pereira y hay otras que están un poco más atrasadas como Manizales”, explicó el ministro.

No obstante, el funcionario aclaró que por tratarse de ciudades pequeñas, el impacto nacional no será significativo.

En cuanto a la disminución de las pruebas de coronavirus aplicadas, Ruiz expresó que estas disminuyen a medida que bajan los contagios.

“Ese es un indicador muy importante. Es lo mismo que pasa en la demanda de camas de cuidados intensivos. Si hubiera más COVID habría más camas ocupadas. A medida que la gente no se enferma, va demandando menos números de pruebas”, agregó el funcionario.

Este martes se conoció que la ocupación de camas UCI en Bogotá llegó al nivel más bajo, pues según datos de la Alcaldía de Bogotá, la ciudad ahora cuenta 1.882 camillas de cuidados intensivos disponibles, mientras que 1.174 siguen ocupadas.

Asimismo, Colombia registró este lunes la cifra más baja de contagios en los últimos dos meses con 5.327 casos positivos, hallados gracias a 30.616 pruebas procesadas en los más de 100 laboratorios del país habilitados para tal fin.

Con estos números, las cifras nacionales se ubican en 671.848 casos confirmados, 21.615 muertes y 529.279 recuperados, para 119.563 contagios activos.