Sobre el primer punto, Santos dijo en Blu Radio que el Gobierno tiene muchas cosas que mostrar sobre la inversión que se está haciendo para implementar el acuerdo de paz, pero también sobre los problemas que han tenido con la erradicación de cultivos ilícitos, “que es el gran enemigo del proceso de paz”.

De acuerdo con Álvaro Uribe, la ayuda para eliminar el narcotráfico en Colombia también es uno de los retos que tiene Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos.

El embajador de Colombia en Washington aseguró que cuando iban a exponer lo que estaban haciendo bajo la administración de Donald Trump, unos sectores del Congreso de Estados Unidos les decía: “No, no les creemos”, por lo que considera que con Biden como presidente las cosas cambiarán.

Con una administración demócrata van a entender el inmenso esfuerzo fiscal que está haciendo Colombia en términos del proceso de paz. ¿Que existen diferencias en algunos tonos? Sí, claro. […] Pero van a a ver los avances que hemos tenido, que son muy importantes”, dijo Santos.

Al respecto, el diplomático agregó en El Tiempo que no le preocupa que le hagan preguntas sobre políticas de paz, y reiteró que “una administración demócrata probablemente entenderá muy bien las complejidades que esto tiene”.

El cambio de énfasis del tema de la paz se dará por la visión completamente diferente que tienen Biden y Trump, sobre este proceso. Mientras el primero lo apoyó, el segundo lo tildó de un trato con terroristas.

En el segundo tema, el de derechos humanos, Pacho Santos manifestó en la emisora que el “trabajo será mucho más constante” en el que la Fiscalía tendrá que jugar un papel fundamental.

“El fiscal tendrá que mostrar lo que está haciendo en las investigaciones. Tendremos que guiar el trabajo de la Fiscalía. […] El Gobierno colombiano se gasta 700.000 millones de pesos en protección, eso es casi la mitad de lo que nos da Estados Unidos en ayuda. Hay mucho que mostrar”, agregó.

Sobre ese punto, Santos manifestó en el periódico que es posible que haya “algo de sensibilidad”, pero que está tranquilo de las dudas que puedan surgir porque han hecho la tarea correctamente.

“El Gobierno no esconde absolutamente nada y responderemos a los cuestionamientos que puedan darse o a las preguntas que surjan. Puede que cambie el acento, pero es algo con lo que ya hemos trabajado antes y es nuestra vocación como gobierno democrático”, aseguró.

Del tema laboral, el embajador dijo en los dos medios que sin duda habrá un énfasis diferente con la administración de Biden, pero no dio detalles.

Pese a que mencionó estos puntos, Santos aseguró que el presidente Iván Duque mantiene una posición bipartidista y que no habrá cambios significativos.

Aun así, hay quienes aseguran que Duque ya debería tomar acciones para empezar a entablar una buena relación con Estados Unidos, entre ellas, cambiar al embajador Santos.