Zuluaga contó en Blu Radio que el precio promedio de la prueba PCR, la más confiable para detectar el coronavirus, es de 250.000 pesos; para que se la hagan desde la casa hay que pagar entre 60.000 y 95.000 pesos más.

El análisis de sangre, agrega la periodista, tiene un valor de 75.000 pesos; con domicilio cuesta 45.000 pesos más. Si alguien más de la misma casa se va a hacer esa prueba le cobran entre 10.000 a 15.000 pesos, por persona.

Esas son las pruebas de COVID-19 más comunes, pero hay otras, de las que Zuluaga no mencionó el precio.

Teniendo en cuenta que ahora los ciudadanos tendrán que hacerse pruebas para hacer varias actividades, como viajar, la comunicadora manifestó que los altos precios le parecen “un robo a mano armada”.

“¿250.000 pesos la prueba PCR, cuando el salario mínimo está en 800.000 pesos más o menos?, y le llegan a usted 750.000 pesos… o si se va hacer la prueba de sangre ¿75.000 pesos? Eso es el mercado de una familia de una semana”, reprochó Zuluaga.

La periodista dijo que la EPS o la medicina prepagada asume el costo de la prueba solo cuando la persona que se la va a hacer tiene síntomas, y la prueba fue diagnosticada por un profesional de la salud.

Pero en la nueva realidad, varios territorios del país, como San Andrés, exigen que las personas se hayan hecho una prueba de coronavirus para poder ingresar.

Asimismo, comentó Ana Cristina Restrepo, otra periodista de Blu Radio, hay empresas que les están solicitando a personas que se postulen a un cargo comprobar que están libres del virus.

En ese sentido, Zuluaga afirmó que se estaba armando todo un “negocio” alrededor de las pruebas de COVID-19.