El requisito había sido retirado por primera vez a principios de noviembre del 2020, en parte siguiendo recomendaciones de la OPS.

Sin embargo, a mediados de diciembre un juez determinó que esta tenía que seguir siendo exigida a viajeros internacionales para ingresar al país, orden que se acató a regañadientes a juzgar por la reacción del Gobierno, que impugnó la decisión y finalmente le dieron la razón este jueves.

El Ministerio de Salud explicó que el fallo se basó en que la tutela que buscaba que se reinstaurara el requisito no comprobó debidamente que su eliminación representara una vulneración a los derechos fundamentales.

El titular de la Salud, Fernando Ruiz, celebró la decisión como una reivindicación de “la soberanía sanitaria” de su cartera en tiempos de pandemia y su “autoridad sobre los riesgos colectivos”.

El ministro ya había puesto en duda que se pudiera aplicar la medida de manera inmediata, diciendo que tendría implicaciones logísticas que no se resolverían de una manera sencilla. El retiro del requisito le quita un peso de encima a las autoridades y los viajeros, a los que se les facilitará el tránsito en Colombia, aunque el riesgo epidemiológico aún puede ser tema de discusión.

Así lo anunció el ministro: