La afirmación de la concejala se dio durante el debate de control político al Esmad y a la Policía por sus actuaciones durante las marchas de los últimos meses durante el paro nacional.

Durante su intervención en el cabildo capitalino, Muhamad dijo que en lugar de alentar al proceso de diálogo, los protocolos implementados por la alcaldesa de la capital maquillan el uso de la fuerza por parte de las autoridades.

De hecho, previamente en sus redes sociales, la concejala sostuvo que para prevenir los desórdenes en las marchas es necesario priorizar la concertación con gestores “que busquen solucionar las demandas de la movilización por medio del diálogo”.

No obstante, afirmó que lo que se ve en los protocolos es “un paso a paso de cuándo se debe enviar al Esmad para reprimir y dispersar a los manifestantes”.

Propuso retomar integralmente el Decreto 563 de 2015 de la Bogotá Humana, que establece un protocolo que busca la participación de los actores en el desarrollo de la movilización en coordinación con las autoridades, y así permitir a los manifestantes hacer parte del PMU (Puesto de Mando Unificado) y ejercer un papel activo que garantice los derechos fundamentales durante la movilización.

En esa línea, el concejal del Polo Democrático Carlos Carrillo, uno de los más férreos opositores de López, aseguró que el Escuadrón Móvil Antidisturbios ha adelantado miles de detenciones arbitrarias, “en una escala absolutamente gigantesca”.

Destacó que la fuerza pública adelantó 11.903 detenciones en la ciudad durante el mes de protestas en la capital tras el 21N.

En la otra orilla, la concejala Lucía Bastidas, de la Alianza Verde, dijo que los derechos de los policías “también cuentan” y que ellos han resultado afectados en las marchas.

“Yo defiendo al Esmad porque se requiere para defender los derechos de todos los ciudadanos, porque no se puede hablar solo de los derechos de los manifestantes”, manifestó.