En ese sentido, Iván Duque prometió que en su gobierno no habría mermelada, que limitaría los periodos en cargos de elección popular a tres años máximo, que bajaría los impuestos a las personas jurídicas y naturales para generar empleo, se mostró afín con la minería legal y responsable pero, en debates, no respaldó el ‘fracking’, además de prometer a los transportadores estabilidad en el precio de la gasolina.

Por otra parte, el presidente también propuso en campaña hacerles ajustes a ciertos puntos del acuerdo de paz, eliminar la conexidad del narcotráfico y el secuestro a delitos políticos, volver obligatoria la sustitución y erradicación de los cultivos ilícitos (y no voluntaria), mejorar el salario de los profesores, implementar la jornada única y dar “nutrición a los más vulnerables como base para el aprendizaje: un niño con hambre no aprende”, y la cadena perpetua para violadores de menores. 

Cumplido un año desde su posesión como jefe de Estado, Duque no la ha tenido fácil, aunque tampoco ha incumplido del todo. Así, entonces, aquí el balance de las principales propuestas de Duque:

Incumplió:

  • Menos impuestos para personas naturales: su gobierno quiso ponerles IVA hasta a los productos de la canasta familiar, cosa que que el Congreso no permitió. No obstante, los colombianos ahora pagan más por ciertos productos, como la cerveza y bienes raíces debido a la recarga tributaria.
  • Empleo: los esfuerzos del presidente por generar empleo han sido insuficientes. Su economía naranja, que impulsa la industria cultural, todavía no termina de despegar, dice Caracol Radio, y la cifra de desempleo va en aumento. La razón, ni el propio ministro de Hacienda la conoce.
  • ‘Fracking’: si bien ese tema no está escrito en su plan de gobierno, en los diferentes debates el ahora presidente les aseguró a los colombianos que en su mandato no habría ‘fracking’. Sin embargo, hubo vía libre para que se haga esta práctica, luego de que una “comisión de expertos”, designada por el Gobierno, dijera que sí es posible hacerse. No obstante, primero deberán ejecutarse proyectos pilotos.
  • Precio de gasolina: públicamente los transportadores le hicieron el reclamo a Duque porque, en sus primeros 100 días como presidente, el precio de ese combustible aumentó en tres ocasiones. Ahora, los colombianos pagan la gasolina más cara en la historia del país.
  • Ajustes al acuerdo de paz: lo intentó pero, así como el IVA a los productos de la canasta familiar, el Congreso impidió que Duque le hiciera modificaciones a lo pactado en La Habana con las objeciones que le hizo a la ley estatutaria que reglamenta la Jurisdicción Especial para la Paz.

Cumplió: 

  • Menos impuestos para las personas jurídicas: de manera gradual, las empresas tendrán una rebaja en impuestos como el de renta y en el de industria y comercio, así como un descuento del 100 % cuando importen bienes de capital, asegura Caracol Radio.
  • Prohibir la admisibilidad del narcotráfico como delito político conexo: recientemente, el presidente promulgó el Acto Legislativo que impide que cualquier secuestro o “delitos relacionados con la fabricación, el tráfico o el porte de estupefacientes” sean considerados como “delitos políticos o como conductas conexas a estos”. Por lo mismo, impide que haya amnistía para los culpables.
  • Mejorar el salario de los profesores: luego de varias manifestaciones de los educadores, el Gobierno aceptó incrementarles el sueldo en un 7,5 %, medida que entró en vigencia a inicios de julio de manera retroactiva.
  • Mayor presupuesto para la educación superior pública: el paro de universitarios, que duró cerca de un mes, fue uno de los primeros retos que tuvo que asumir el Gobierno de Duque. Después de mucho discutir, los representantes estudiantiles y el ministerio de Educación llegaron a un acuerdo, aunque este no dejó de todo conformes a los universitarios. El fortalecimiento para las universidades públicas estaba contemplado en las propuestas de campaña.

En trámite:

  • Lucha contra la corrupción: el Gobierno ha radicado varios proyectos en el Congreso para dejar de favorecer a los corruptos. Uno de ellos es la ley anticorrupción, que en la pasada legislatura se hundió, pero que el pasado 20 de julio, el presidente volvió a presentar.
  • Obligatoriedad de la erradicación y sustitución de narcocultivos: el Gobierno ya está buscando revivir la aspersión con glifosato, y la Corte Constitucional, que parecía iba a negar rotundamente esta práctica, dejó en manos de Consejo de Estupefacientes la decisión.
  • Cadena perpetua para violadores de menores: con los últimos aberrantes casos que se han presentado en el país, Duque ha impulsado esta iniciativa. El proyecto ya se radicó en el Congreso y, aunque no fue el presidente el que lo hizo, sí dio todo su apoyo para que este pase los debates correspondientes.
  • Seguridad: desde el Gobierno han implementado la cantidad de uniformados para proteger a los colombianos en ciudades como Bogotá. No obstante, preocupa el incremento de asesinatos a líderes sociales y defensores de derechos humanos, por lo que el ministerio Interior anunció algunas medidas para intentar proteger a estas personas.
  • Alimentación escolar y jornada única: el presidente no ha podido llegar a acuerdos al respecto. Pese a que Duque implementó un nuevo Programa de Alimentación Escolar, se siguen viendo refrigerios inaceptables. Así mismo, los docentes todavía no aprueban la implementación de la jornada única escolar.