Así lo comunicó a través de Twitter, en donde aseguró que no tolerará el vandalismo, así respete la protesta pacífica.

Su decisión se da por los encapuchados que ingresaron en la tarde del pasado viernes a la sede del gubernamental Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex) e intentaron prender fuego al primer piso de la edificación ubicada en el centro de Bogotá, durante una jornada de protestas universitarias.

Uno de los encargados de la seguridad del edificio aseguró a periodistas que los manifestantes ingresaron a la fuerza a la sede del Icetex y los trabajadores nada pudieron hacer para contenerlos.

El testigo calificó la situación de “indignante” toda vez que desde el interior del Icetex no hubo agresión hacia los encapuchados.

En imágenes difundidas por medios locales, varios de cuyos periodistas fueron agredidos mientras realizaban la cobertura, se pueden observar las instalaciones llenas de humo y las piedras que lanzaron los jóvenes regadas en el piso.