Ospina señaló en la emisora que hubiese querido hablar con el general Zapateiro o con el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, sobre los presuntos casos de abusos sexuales de menores de edad por integrantes del Ejército, cuando entrevistaba al comandante de IV Brigada, general Antonio María Beltrán, sobre la supuesta violación de una niña indígena en el Guaviare, el año pasado.

Ahí, el periodista aseguró que el comandante del Ejército mandó un comunicado a la emisora señalando que tenía otras cosas de qué ocuparse y que todos los comandantes territoriales tenían autorización para hablar con los medios.

“Ya no quiero distraerme más con más explicaciones. Hay cosas que también debo atender y no dejarme desconcentrar. Cualquier situación especial, todos los comandantes territoriales tienen mi autorización para que den las explicaciones. Muchas gracias”, dijo Ospina, leyendo la respuesta del general Zapateiro.

La respuesta por supuesto dejó sorprendidos a los periodistas de Blu Radio que manifestaron que el comandante estaba haciendo como si la cosa no fuera con él.

Y es que, por lo menos en el caso de Guaviare, el comandante de la IV Brigada, que para el momento no estaba al mando, señaló que los uniformados (dos suboficiales) sospechosos de haber abusado de la niña indígena siguen activos, aunque están vinculados a una investigación.

Cuando le preguntaron el porqué, Beltrán dijo que ellos fueron removidos de los cargos que tenían inicialmente, pero los pasaron a actividades administrativas.

Yo solamente sé que tenemos en este momento una investigación disciplinaria que está en poder preferente. Estamos esperando los resultados. Obviamente, yo sé, que las decisiones que va a tomar nuestro comandante del Ejército [Zapateiro] serán estrictas porque esto es reprochable”, declaró Beltrán.

Asimismo, en Caracol Radio, el comandante de la IV Brigada manifestó que desconocía la razón por la que el presunto abuso no se dio a conocer en el momento que habría sucedido (septiembre del año pasado), pero que “hay dos investigaciones: la disciplinaria y la penal”.

“La disciplinaria se abrió en enero pasado, solicitada por poder preferente por la Procuraduría regional de San José del Guaviare; la investigación penal la lleva la Fiscalía Segunda Local de la misma ciudad”, agregó.

Sobre el caso de la niña indígena de Risaralda, en el que 6 soldados reconocieron que la violaron, se sabe que los uniformados fueron retirados de la institución y enviados a una guarnición militar hasta que se dé la audiencia de la sentencia.

Por su parte, del supuesto abuso a una niña de 4 años, hace año y medio, por parte de un militar, tampoco se conocen avances. Es más, la mamá de la presunta víctima indicó en Noticias Caracol que el señalado seguía activo.

Por la gravedad del asunto, y teniendo en cuenta que no es solo un caso, es que la opinión pública reclama explicaciones de las cabezas de las Fuerzas Militares, pero sobre todo, los resultados de las investigaciones.