La idea, de hecho, es la que promueve también la Comisión Global de Política de Drogas, de la cual hace parte desde el año pasado el exmandatario, y cuyo más reciente informe es comentado por Santos en el diario bogotano.

El tema de cambiar el enfoque punitivo por otro que entienda el problema de las drogas desde una perspectiva de salud pública no es nuevo, pero Santos ofrece en el periódico unas afirmaciones que resultan llamativas en el actual contexto mundial.

Una de esas afirmaciones giró en torno a la marihuana, al reconocer que su gobierno fracasó en “avanzar mucho más” con ese tema en la Asamblea General de la ONU. “Debimos hacer más lobby y diplomacia”, dijo Santos en el rotativo. “En Colombia, avanzamos hacia la descriminalización del consumo de marihuana, pero habríamos podido avanzar mucho más. Si lo hubiéramos hecho, la marihuana podría reemplazar lo que estamos perdiendo hoy en petróleo y carbón”.

Pero, para Santos, él no fue el único que fracasó. Dedicó otros comentarios a lo que hace Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico: “Estados Unidos también tiene que entender que su lucha contra el narcotráfico ha fracasado. Mire lo que está pasando con los opioides. Es un fracaso de la lucha contra las drogas y la política punitiva”, dijo el expresidente al rotativo.

Y en la mochila de los perdedores en este campo también metió al presidente Donald Trump. “La política antidrogas de Trump ha sido un absoluto y total fracaso”, le dijo con énfasis al diario, y se refirió a un planteamiento surgido del sentido común, casi que una verdad de Perogrullo.

“Cómo es posible que el mayor consumidor de drogas del mundo (EE. UU.) les exija a los países al sur de su frontera que luchen con más efectividad contra el narcotráfico, cuando ese país se retira del tratado para controlar el tráfico de armas”, se quejó Santos en la entrevista.

“Esa incoherencia hace de la lucha contra las drogas un chiste. Por un lado, les vende las armas a los narcotraficantes y, por otro, le exige al Estado que sea efectivo en vencerlos. Hágame el favor. Este es un tema que a nosotros nos concierne mucho, porque Colombia es la prueba del fracaso de la lucha contra las drogas. El costo que hemos asumido, la sangre que hemos vertido nos ha costado más que a cualquier otro país y seguimos como el primer productor y exportador de cocaína”, agregó.