La entendible preocupación por una propagación del virus con la reapertura de algunos sectores de la economía ha llevado a López, según Rueda, en su columna en El Tiempo, a adoptar una actitud desafiante en contra de la autoridad del presidente Iván Duque con mensajes “apocalípticos” como el “sobre mi cadáver se abre El Dorado”, que dejan al descubierto una actitud desconocida de la mandataria, pese a que intentó corregir con una carta al finalizar la semana.

“No se sabe hasta dónde es capaz de que el populismo la aconseje mal en estas horas aciagas”, destacó la periodista, y agregó en el rotativo que la alcaldesa puede caer en un lenguaje en el que se adivine que no solo quiere manejar bien la emergencia, sino que está empujando su posible candidatura presidencial.

Rueda refutó tajantemente en el diario el discurso “repudiable” y “populista” de Claudia López respecto al uso de la expresión de que no permitirá que “les matemos los papás a los niños de Bogotá” que, de acuerdo con la periodista, busca sacar la rabia, el odio y el pánico en medio de la emergencia.

La periodista resaltó además que a López se le ha salido en varias oportunidades una personalidad desconocida con ínfulas autocráticas, usando expresiones como “mis bogotanos”, “mis pobres” y otras, por lo que le recordó que ni los bogotanos ni la ciudad son propiedad de ella.

“Nos conviene que Claudia se gane el favor de su gente, por el bien del orden de la ciudad, no solo repartiendo mercados y subsidios con su firma, pero con la plata de todos”, agregó Rueda en El Tiempo, y destacó que la situación que atraviesa Colombia no puede ser una competencia para ver a quién se le tienen que agradecer los vivos y achacarle los muertos.