Las autoridades impusieron los comparendos en las riberas de Playa Salguero y Puerto Gaira, en la capital del Magdalena, informó El Heraldo. 

De acuerdo con ese medio, los sancionados estaban disfrutando de un día de playa en aparente normalidad, a pesar de la crisis sanitaria que hay en Santa Marta y en el departamento caribeño.

Encontramos a padres e hijos en el agua. Unos habían incluso llevado alimentos y bebidas para pasarse el día completo en el mar”, indicó, en declaraciones recogidas por El Tiempo, el coronel Óscar Solarte, comandante de la Policía de Santa Marta. 

El oficial agregó, a ese periódico, que el hecho de tener que controlar las aglomeraciones ilegales se ha convertido en un verdadero “desgaste” para las autoridades. 

Entre tanto, la Alcaldía de la capital del Magdalena hizo un llamado para que los ciudadanos respeten los decretos vigentes, así como el aislamiento preventivo obligatorio por la pandemia de coronavirus, apuntó ese diario. 

Ciertamente, la situación no está para esas actitudes irresponsables. De acuerdo con el más reciente informe del Ministerio de Salud (16 de agosto), Magdalena cuenta con 10.179 de los 468.332 casos confirmados de coronavirus en Colombia.