“Este es el campesinado de Córdoba, tierra asolada por el paramilitarismo que llegó de la mano de la Convivir”, escribió Gustavo Petro en su Twitter, mensaje que acompañó con cuatro fotos de al menos cinco personas asesinadas.

Las imágenes tienen algo en común: que las víctimas quedaron bocabajo, algunas con las manos amarradas atrás, y que están sobre un charco de sangre.

Esta cruda publicación de Petro desató una oleada de críticas ya que el congresista aprovechó la situación para lanzar un cuestionamiento con tinte político, en relación con la Convivir en Córdoba: “La envió un gobernador de Antioquia que hoy es dueño de sus tierras”.

Pero la publicación de Gustavo Petro también encontró respaldo entre quienes opinan que “es la realidad y hay que denunciarla”, porque son actos de barbarie que ocurren en las regiones y que poco despliegue se les da en los medios.

En cuanto a estas muertes, medios locales aseguran que fueron dos masacres que ocurrieron en menos de 48 horas en los municipios de San José de Uré y Montelíbano, y que hubo seis víctimas, entre ellas jóvenes que ingresaron a una supuesta “zona prohibida”.

Los hechos, informó El Espectador, ocurrieron entre el lunes 27 y martes 28 de julio, y el medio se pregunta “¿qué está pasando en Córdoba?”, porque “se viven días de terror” y el Ejército tuvo que tomarse estas poblaciones para brindar seguridad.

El periódico capitalino dijo que las autoridades lanzaron una alerta ya que la población se encuentra en medio de una disputa territorial por los recursos entre grupos armados como las Autodefensas, grupos paramilitares como el ‘Clan del Golfo’ y los ‘Caparros, además de la presencia del Eln y de las disidencias de las Farc.