El comunicador le hacía seguimiento, este viernes por la mañana, al triple homicidio que se presentó en la noche del jueves, en el cual un hombre les disparó a sus tres presuntos atracadores en el puente peatonal de la calle 123 con carrera Novena, en el norte de Bogotá.

Por la magnitud del hecho (¡tres muertos!) se supondría que las autoridades deberían mantener, el tiempo que fuera necesario, acordonada y custodiada la escena del crimen.

Sin embargo, llamó la atención que desde muy temprano, por ese puente peatonal pasaran transeúntes sin ningún tipo de restricción, y, por supuesto, los periodistas.

Entre ellos, Ríos, que, al aire, sorprendió a los televidentes (y seguramente a las autoridades) al encontrar y mostrar lo que él calificó como el “estuche de una de las armas que se utilizó”.

El periodista caminaba sobre la estructura haciendo su reporte noticioso —indicaba que en el sitio seguían las cintas y “los rastros de lo que sucedió anoche”— cuando, de repente, manifestó: “yo me agacho acá porque vean lo que me acabo de encontrar”, mientras recogió con sus manos, y sin guantes, el objeto y lo levantó desde el puente para que fuera tomado por la cámara que estaba sobre la avenida Novena.

Luego, Ríos mencionó que la Policía Judicial estuvo en el lugar del homicidio, “pero no la recogió”, refiriéndose a esa evidencia, y agregó: “Vamos a entregársela a los patrulleros de la Policía que se encuentran acá”.

Sin desconocer lo importante del objeto encontrado, el comunicador señaló que este “puede dar pistas para determinar qué fue lo que sucedió y puede servir para la investigación”, mientras invitó a las autoridades a acercarse al lugar a recoger la pieza clave.

De ser cierto, el curioso y ‘oportuno’ hallazgo de Ríos sería fundamental para determinar varias cosas en la investigación: si pertenecía a uno de los abatidos, indicaría que sí llevaban armas; si no es de ninguno de ellos, entonces, permitiría avanzar en la identificación de la persona que les disparó y huyó.

Pero, Ríos dejó en el aire con su descubrimiento muchos interrogantes, que no se los tienen que plantear necesariamente curtidos sabuesos, sino que se los hacen los sorprendidos ciudadanos del común.

  1. ¿Hizo bien y completa su labor el equipo de investigadores que atendió en primera instancia el caso?
  2. ¿La escena del crimen estuvo aislada el tiempo suficiente para garantizar la limpieza de las pesquisas?
  3. ¿Por qué el estuche que encontró Ríos no entró en cadena custodia?
  4. ¿Ríos terminaría siendo investigado, comoquiera que sus huellas aparecen en lo que el mismo llamó “estuche de una de las armas que se utilizó” en el triple homicidio?
  5. ¿Qué valor tiene ahora para la investigación el elemento que encontró Ríos?