“Esto es problema de las conductas individuales, no del Partido”, dijo a La W el dirigente conservador, añadiendo que Merlano ya ha sido expulsada y esa colectividad “no puede asumir los delitos de la excongresista”.

En ese sentido, Yepes “reconoció que los votos de Merlano ‘no son limpios’ pero indicó que ‘las normas disponen con toda claridad que quien siga en la lista por la suma de votos debe asumir la curul'”, reseña esa emisora.

El procurador general, Fernando Carrillo, había insistido este jueves en que se debería aplicar la silla vacía a la curul de la exsenadora, la cual ocupa la siguiente en la lista conservadora, Soledad Tamayo. Según El Heraldo, el jefe del ministerio Público pidió a la Corte Suprema de Justicia que proceda a decretarla “porque aquí hubo delitos electorales, actos de corrupción y por ende se merece una sanción de esa naturaleza”.

Desde el partido consideran que la silla vacía se hizo efectiva cuando Merlano era representante a la Cámara y a la vez candidata al Senado, condición en la que quedó electa con los votos espurios, por lo que creen que ya no debería aplicar, añadió Blu Radio.