El hecho, que quedó claramente registrado en un video, ocurrió el pasado 28 de abril en el sector Mariano Ramos de Cali, en medio de alteraciones del orden público.

En las imágenes se ve cómo el joven Marcelo Agredo, de 17 años, se aproxima al policía, que iba en su moto de dotación, le propina una patada y sale corriendo. El agente reacciona sacando su arma de dotación y le dispara al muchacho por la espalda.

Fueron dos tiros los que Agredo recibió en la cabeza y que terminaron con su vida en el lugar de los hechos, relató el fiscal del caso:

Según El Espectador, en la audiencia de este jueves también se confirmó que los proyectiles correspondían al arma de Piedrahíta.

El funcionario encargado de formular la acusación también resaltó que el patrullero actuó sin estar “amparado por ninguna causal de justificación, de aquellas que autoriza el Código Penal”, cita el mismo diario:

“Su comportamiento no está cobijado por la legítima defensa, sino que, por el contrario, el ataque mortal efectuado en contra de su víctima se constituyó en una acción completamente antijurídica”, subrayó.

La Fiscalía ahora buscará recopilar pruebas para llevarlo a juicio, concluye ese medio.

Este fue el momento en que el policía llegó al lugar en que se legalizó su captura: