Hay puntos inamovibles, dice el semanario, que vaticinan que la solución al paro nacional está muy lejos todavía de ser una realidad y agrega que en el mejor de los casos, el gobierno podría llegar a una “paz política” con los partidos, pero no a una “paz social” con el comité del paro.

“El escenario no puede ser más adverso y muestra básicamente cuatro fotografías: hay un inédito movimiento de protesta social con la cacerola como símbolo; el gabinete está desgastado; el Centro Democrático dividido; y en el Congreso hay muy poco margen de maniobra para sacar reformas estructurales”, comentó la revista.

Es decir, no importa hacia dónde apunte o mire el gobierno porque en cualquier dirección lo espera un escenario difícil, laberíntico, limitado y desfavorable.

El diagnóstico revela que los colombianos creen que empeoran la economía, el desempleo, las relaciones internacionales, la inseguridad, la educación, la situación del campo y la pobreza”, añadió el análisis que no obstante considera que en medio de la crisis la posibilidad de que Iván Duque salga fortalecido políticamente pasa necesariamente por César Gaviria (Partido Liberal) y Germán Vargas Lleras (Cambio Radical).

“En privado, sin embargo, los dos (Gaviria y Vargas Lleras) tienen dudas sobre qué tan rentable política y electoralmente puede resultar entrar a un Gobierno con 70 por ciento de rechazo”, indicó la revista como para señalar qué margen de maniobra tendría el presidente a la víspera de un relevo ministerial que todavía está lejos de conjurar la crisis de gobernabilidad.

En lo que tiene que ver con el paro nacional y ante los reveses que ha sufrido la Conversación Nacional propuesta por la Casa de Nariño, hay que señalar que los peticionarios metieron 5 puntos más a los 13 acordados al comienzo de las manifestaciones, lo que sumó una carga inesperada que los delegados del gobierno ven como obstáculos para llegar a consensos que permitan poner fin a las manifestaciones que ya cumplen 18 días.

“Pero el problema para el Gobierno va más allá de la dificultad de cumplir las exigencias por consideraciones económicas, políticas e institucionales. Tampoco han podido llegar a un acuerdo sobre la metodología, los miembros y la dinámica de la mesa”, destacó la revista que no ve que haya luz al final del túnel.