En primer lugar, el partido oficialista apoya el despliegue de militares y policías “en las zonas donde hay grave amenaza contra la seguridad de los ciudadanos”, tal como lo anunció el presidente Duque en la noche de este mismo viernes.

En función de esto último, sugiere que se asigne “un oficial de alto rango, por ejemplo un coronel, responsable de cada lugar y a cargo de unidades especificas que levanten los bloqueos con eficacia y transparencia“.

El Centro Democrático también pidió que el Gobierno abandone la negociación con el comité del paro, diciendo que “negociar con bloqueos y violencia es continuar la destrucción de la democracia“.

Desde la noche de este jueves, los diálogos continúan en punto muerto ante la persistencia de bloqueos a la movilidad en diferentes puntos del país, lo cual es un punto innegociable y obligatorio para que se firme un documento de acuerdo con los organizadores de la protesta.

En el último punto, el uribismo también le pide al Gobierno “acelerar la consecución de unos recursos pagados por los más pudientes para financiar la lucha contra la pobreza y la política de juventud“.

Este fue el comunicado, publicado por el exsenador Álvaro Uribe: