La Policía contempla la posibilidad de restringir su acceso, pues estarían siendo compradas por los criminales para asustar a sus víctimas ante su parecido con las armas de fuego reales.

En ese sentido, el general Óscar Atehortúa, director de la Policía, citado por Blu Radio, dijo que la institución “está haciendo su análisis, incluso con autoridades administrativas”.

El general agregó que se está estudiando si se debe tener control de estas pistolas “o quizás [contemplar] un permiso para tener en cuenta quién las adquiere”.

Cabe recordar que este tipo de armas fue utilizado, por ejemplo, en el caso en el que un médico mató a tres presuntos asaltantes. Los señalados, según un cómplice, trataron de intimidar a su víctima con armas de estas características.

Otro episodio con las armas de fogueo tuvo lugar este fin de semana cuando madre e hijo frustraron un robo y se enfrentaron a unos ladrones frente a su casa.

A pesar de estos antecedentes, la Policía reconocío que varias de estas armas son usadas con fines deportivos, por lo que su control no sería fácil de ejecutar.

De hecho, en otro informe, Blu Radio destacó que en el sector de San Andresito de la 38 se exponen como si fuera un supermercado, al alcance de cualquiera.