“A mí me piden ayuda de todas partes”, empezó explicando el cura, que hace parte del reducido grupo de religiosos que están autorizados para hacer exorcismos.

Durante la conversación, el padre también dijo que lo que hizo en la Casa de Nariño fue ofrecer una bendición y, para esta, necesitó de un elemento, que algún presente supuso sería usado para alejar a un agente del mal que habitaba en el lugar.

El sacerdote también dijo que no es la primera vez que piden dar una bendición en la casa presidencial, pues en el pasado ‘Tutina’ de Santos también lo llamó para que hiciera algo similar.

En la charla, el religioso también se refirió a todos los políticos con los que en su momento lo han relacionado por sus labores en la Iglesia, y hasta aplaudió la labor de Claudia López por reunir a los líderes de todas las iglesias de la ciudad.

Aquí, la entrevista del padre, que manifestó sueña con convertirse en monje: