Restrepo habló en Noticias Caracol, y en vez de aceptar la responsabilidad de haber hecho descender a Manuela  por una pendiente de al menos 300 metros, en Barbosa, lo que hizo fue culpar a una supuesta “bruja” de su ambición.

“Yo ahora un mes fui donde doña Amapola. Ella me dijo que allá en esa peña había una guaca de oro, que había tres canecas, que era de la guerrilla”, aseguró en el noticiero el padrastro de la niña, que tenía 12 años de edad.

Restrepo dijo que su vecina Amapola supuestamente le hizo un hechizo: “Esa señora me embrujó. Porque yo era a juro a irme para allá. Me llamaba una cosa para allá”.

Frente a esta delirante explicación que incluye tesoros y brujerías, el noticiero aseguró que las autoridades que investigan el caso no quedaron del todo convencidas con el relato que dieron la madre y el padrastro de la menor.

Esto, apunta Blu Radio, porque el hombre aseguró que fue la niña la que supuestamente pidió que la amarraran para descender por la cascada a buscar la guaca.

“Allá (en la peña) la niña dijo: ‘Amárrenme, amárrenme que yo bajo’, y vean lo que pasó”, aseguró Restrepo.

Este es el informe de Noticias Caracol, que fue a buscar a la supuesta hechicera y no la encontró. No obstante, habitantes de la zona dijeron que la mujer “tiene fama de bruja”.