Mancuso, que aún sigue preso en Estados Unidos, se vio beneficiado con esa decisión, señaló en El Heraldo Jaime Paeres, abogado de Mancuso, porque la togada del caso consideró que el  exparamilitar cumplió con otros requisitos exigidos para poder ser beneficiario de ese privilegio que se le haría efectivo en marzo de 2020.

“Esta decisión implica que Salvatore, por el proceso de Justicia y Paz, queda en libertad, sujeto al cumplimiento de varios requisitos. Uno de ellos, el de continuar en el proceso durante los próximos cuatro años”, manifestó el defensor en el medio.

No obstante, el jurista indicó, de acuerdo con el diario, que el exjefe de las autodefensas debe colaborar con el proceso durante cuatro años más, en los que deberá presentarse a las diligencias en las que lo requiera la justicia.

Posteriormente, señala el periódico, Mancuso podrá pedir que se de por terminado su caso penal.

Mancuso es uno de los exparamilitares que ha acusado al expresidente Álvaro Uribe de tener nexos con ese extinto grupo delincuencial, e incluso, en octubre de este año se ofreció, a través de su abogado, a declarar en el proceso de falsos testigos que el líder del Centro Democrático.