El ente acusador comunicó que el alto tribunal ordenó la casa por cárcel para Everth Julio Hawkins Sjogreen, gobernador de San Andrés, como presunto responsable de irregularidades detectadas en un contrato de diseño. 

Para la Fiscalía, el gobernador de San Andrés vulneró principios esenciales en la contratación pública como concurrencia, transparencia, economía y responsabilidad, porque antes de la pandemia abrió una convocatoria para recibir cotizaciones de varias empresas, y dos días después decretó la calamidad pública por el coronavirus y, “al amparo de esta medidas, celebró de manera directa el contrato”.

El acuerdo se hizo por más de 500 millones de pesos, recursos de los ciudadanos, pese a que habían otras ofertas más económicas, indicó la entidad.  

Por ese caso, al gobernador de la isla le imputaron los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación.

Hawkins reaccionó a la decisión del tribunal en su Twitter, asegurando que la detención en su contra, “que logró la Fiscalía“, se venía venir, pero insistió en que es inocente.

La investigación contra el gobernador llamó la atención hace unos meses por el viaje que hizo Francisco Barbosa, fiscal general.

Pese a que se trataba de un desplazamiento laboral, Barbosa viajó con su esposa, su hija adolescente, y una amiga de ella, pese que, para el momento, los menores de edad tenía prohibido salir de sus casa, por la emergencia del coronavirus.

Al respecto, Hawkins dijo que el fiscal lo estaba usando como “chivo expiatorio” para “justificar su paseo a San Andrés”.