El fiscal general indicó ante periodistas que no se quería referir al tema porque en medio está su hija, una adolescente menor de edad, que es la persona que él más quiere.

Dijo que el viaje a San Andrés, el pasado puente festivo, lo hizo con una comisión de la Fiscalía, por presuntas irregularidades que habría cometido el gobernador de la isla, Everth Hawkins Sjogreen, en contratos sobre la emergencia por el coronavirus.

Cuando la menor se enteró del desplazamiento que iba a hacer su papá, dijo Barbosa, ella le pidió acompañarlo. Asegura que investigó si había algún problema, y resulta que, según él, no incurrió en ninguna falta disciplinaria al llevar a su familia y a una amiga de la hija al viaje.

En cuanto a los gastos de la adolescente y su amiga, el funcionario aseguró que corrieron por su cuenta y que las niñas ni siquiera salieron del cuarto de hotel, donde se hospedaron.

Barbosa aseveró que antes de ser fiscal es padre de familia y que “siempre que tenga la oportunidad” de viajar con su hija, lo hará.

Lo cierto es que hay un decreto presidencial que prohíbe a los menores de edad salir por más de una hora diaria, en medio de la cuarentena. El fiscal argumenta que su hija mantuvo el aislamiento en el hotel de San Andrés; sin embargo, quedaría ver si hubo o no una falta.

Por este episodio, el funcionario fue denunciado ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, que deberá determinar si hay sanciones para él.