Así lo cuenta El Tiempo, diario que relata la cronología de la noticia que ha acaparado los titulares de medios de comunicación del país durante más de una semana.

La fiesta del presunto asesino habría sido en Bucaramanga, a donde regresó solo, después de, al parecer, llevar a su pareja con engaños la zona rural de Rionegro, en Santander, donde sería asesinada y posteriormente incinerada.

Aunque las pruebas apuntan a que Juan Guillermo Valderrama es el responsable de la muerte de Ojeda, Manuel Fuentes Benito, comisario en jefe de la Brigada de Desaparición de Personas de Chile, continuará con su investigación, porque cree que pueden haber más personas involucradas en el asesinato de la chilena.

Los restos de Ilse Ojeda ya fueron repatriados, y su hermana, a pesar de la dura situación que la trajo a Colombia, aseguró que se lleva “la mejor imagen” del país cafetero.

Valderrama, señalado de femicidio agravado, desaparición forzada y ocultamiento de material probatorio, está encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Palogordo, en Girón, Santander.