Y es que la mala costumbre que tienen algunos de lanzar los preservativos al inodoro implica un serio daño ambiental y sanitario, recordó la entidad.

En un mensaje publicado en Twitter, la gerente de la empresa, Cristina Arango, pidió que el amor no se dé únicamente entre parejas, sino que los ciudadanos demuestren ese sentimiento por Bogotá “evitando arrojar preservativos al inodoro para no tapar las alcantarillas”.

Arango les dijo a los capitalinos que los sanitarios no se pueden convertir en caneca de basura para condones, pañitos y otros elementos que pueden tapar la red de desagüe.

La funcionaria señaló que estos desechos pueden terminar en las plantas de tratamiento de aguas residuales o, peor aún, en los cuerpos de agua de la ciudad.

“Que alegría que los bogotanos se estén cuidando y planificando, pero no debemos botar los condones al sanitario”, reiteró.

De acuerdo con la Empresa de Acueducto, las zonas en donde más se presentan obstrucciones por preservativos, papel higiénico, toallas higiénicas y hasta pañales son el centro, la avenida Primero de Mayo, el Siete de Agosto, Las Ferias, la carrera 15 y áreas cercanas a Kennedy Central y Bosa la Estación.

Esta solicitud busca evitar casos como el que ocurrió en Floridablanca, Santander, donde a principios de año miles de condones taparon las alcantarillas.

En aquella oportunidad, la Empresa de Alcantarillado de Santander tuvo que llegar a la zona de moteles del barrio Bellavista para destapar los conductos.

Este es el mensaje que mandó la empresa a los bogotanos: