Era durante esos días, cuando le correspondía compartir tiempo con su hija en donde el agresor cometía los abusos, indicó el brigadier general Manuel Antonio Vásquez Prada, comandante de la Policía de Bucaramanga, a Vanguardia Liberal.

Las violaciones comenzaron cuando la menor tenía 11 años, cuando tenía 13, su padre la indujo a planificar y a los 14 le suspendió el tratamiento. Fue en ese momento que quedó en estado de gestación, añadió Vásquez al periódico.

La madre de la menor, que demandó al acusado, se enteró de los hechos cuando notó varios cambios en el cuerpo de su hija y la llevó a que se practicara una prueba de embarazo, señaló el mismo medio.

Vásquez comentó en el diario que el agresor enfrentará cargos por los delitos de acceso carnal violento con menor de 14 años e incesto.

Un juez de Bucaramanga envió al hombre a la cárcel Modelo en donde espera un juicio que podría condenarlo a afrontar una pena de 18 años de prisión,  informó Blu Radio.