Ávila Díaz, de 32 años de edad, fue capturado por el delito de acceso carnal abusivo en persona incapaz de resistir agravado, pues de acuerdo con la Fiscalía una de las psicólogas del hogar hizo la denuncia el pasado 15 de junio luego de que las víctimas le contaran lo sucedido.

El ente investigador explicó, en un comunicado, que al hombre se le acusa de cometer abusos contra cuatro de esos menores (dos niñas y dos niños con edades de entre 1 y 9 años), ya que se habría aprovechado de esa cercanía para “someter a los pequeños a toda clase de vejámenes de índole sexual”.

Si bien Ávila Díaz no aceptó su responsabilidad en este caso, un juez ordenó enviarlo a prisión mientras avanza la investigación.

Según contó la directora de la Fiscalía en Tolima, Zeidy Izquierdo, las psicólogas que visitaron el hogar encontraron “que un menor presentaba signos de violencia en su cuerpo”. Además, descubrieron que “estos niños también estarían siendo vulnerados sexualmente por el esposo de la madre sustituta”, declaración que recoge Noticias Caracol.

La funcionaria dijo que los menores fueron valorados por Medicina Legal y que allí se despejaron las dudas, pues “efectivamente, dos de los menores estarían siendo vulnerados sexualmente”.

Las mismas víctimas contaron que los abusos “ocurrían en la noche cuando todos dormían, o cuando la madre sustituta salía del hogar”, agregó Izquierdo, citada por el noticiero.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar compartió un boletín en el que explica que las dos niñas abusadas tienen 4 y 9 años de edad, y que a raíz de este caso se ordenó el cierre temporal del hogar de paso.

“Las dos niñas víctimas de abuso sexual, así como otros tres niños usuarios, fueron reubicados en otra unidad de servicio en el municipio de Honda”, indica el ICBF.