El trágico deceso fue confirmado por la Secretaría de Salud de Cali, ciudad a la que la menor llegó procedente desde Cartagena ante la gravedad de su estado de salud, informó el diario El País.

La entidad de salud de la capital del Valle del Cauca detalló, según ese rotativo, que la pequeña tenía un grave daño hepático y requería de un trasplante urgente de hígado.

Lamentablemente, la niña falleció antes de que este procedimiento se pudiera hacer, indicó ese periódico.

“La niña llega en muy críticas condiciones. Tuvo una intoxicación por fósforo blanco, lo cual le ocasionó alteraciones gastrointestinales e insuficiencia hepatorenal”, manifestó Augusto Luna, subsecretario de Salud de Cali, en diálogo con ese medio.

Si bien no se conocen los pormenores de cómo se dio el trágico suceso, esa entidad fue tajante en señalar que tanto la responsabilidad como la posible “negligencia” recaen sobre la familia, que dejó que este accidente ocurriera, agregó ese diario.

El cuerpo de la niña fue trasladado hacia Cartagena, donde sus familiares rendirán las honras fúnebres correspondientes, añadió RCN Radio.

En lo corrido de la época decembrina, en Valle del Cauca se han reportado 5 casos de personas afectadas por pólvora. Aunque esos casos fueron por quemaduras al manipular la pirotecnia, manifestó esa frecuencia radial.

Por esta razón, las autoridades, citadas por esa emisora, hicieron un llamado a la ciudadanía para que se abstenga de manipular pólvora, evite dársela a los menores de edad y mucho menos la manipule en estado de ebriedad.

“No debemos de combinar el alcohol y la pólvora porque es un coctel mortal que provoca lesiones de gravedad”, declaró Jhon Sandoval, encargado del área de urgencias del Hospital Universitario del Valle, en palabras recopiladas por esa cadena radial.