El hombre fue identificado como Roberto Carlos Silva, de 31 años, y rescatado por integrantes de los grupos de socorro (Defensa Civil, Cruz Roja y Bomberos), que pudieron llegar al sitio a donde cayó, después de dos horas de travesía, informó a Caracol Radio el capitán Javier Arconde, de los Bomberos de Calarcá (Quindío).

“Se fue a tomar una selfi, según comentan, y dio un traspié. Resbaló y fue a dar al precipicio, cayendo a un promedio de 40 y 50 metros”, agregó Arconde en esa emisora.

De acuerdo con la descripción del bombero, el sitio donde cayó Silva “es muy boscoso, pero también tiene unos precipicios bastante altos”. Además, precisó que este abismo “fue uno de los más bajitos, porque hay unos que son unos vuelos de 200 y 300 metros”.

El integrante del organismo de socorro hizo una recomendación que cobra toda su validez por esta época en la que los paseos y las caminatas se multiplican debido a la temporada de vacaciones de fin de año.

“Decirle a la gente que no sean tan osados al tratar de tomarse las fotos al pie de los peñascos y voladeros, porque en un momento determinado puede ocurrir lo que le ocurrió a Roberto Carlos”, advirtió Arconde en la emisora.

La Crónica del Quindío recuerda, por su parte, que en menos de 2 meses se han hallado dos personas muertas en el parque Peñas Blancas.

De acuerdo con este medio, el pasado 8 de noviembre la víctima fue Ricardo Andrés Buriticá Espinosa, un contratista del ICBF. Sin embargo, no precisa si fue por la misma causa que falleció Silva: una selfi.