Y es que muchos de los lugares donde los respiradores artificiales son necesarios en este momento acarrean problemas y carencias mucho más profundas que comprometen incluso otros derechos fundamentales.

De acuerdo con CM&, en un reporte del Ministerio de Salud consta que así lo advirtió la Universidad Nacional: “Han llegado respiradores a sitios sin espacios físicos ni energía para ponerlos en funcionamiento”.

En esos lugares, la falta de otros servicios esenciales como agua potable y luz eléctrica hace que sea imposible utilizar los implementos médicos enviados para tratar a pacientes de COVID-19.

De esta manera, sería necesario garantizar primero una fuente por lo menos provisional para el uso de los respiradores, teniendo en cuenta que garantizar la prestación de estos servicios públicos evidentemente será mucho más demorada.

Mientras tanto, los cientos de infectados con coronavirus que hay en ese departamento deberán seguir soportando la neumonía sin la preciosa ayuda que desnudó las precarias condiciones de vida en las que permanecen sus habitantes.