“Con pandemia o sin pandemia en Colombia existe una alta incidencia de mujeres que son víctimas de violencia sexual y doméstica. Según datos oficiales, una mujer es víctima de violencia sexual cada 23 minutos”, explicó Selene Soto, abogada de la organización no gubernamental Women’s Link WorldWide.

Además, esas estadísticas demuestran que “los picos de violencia suben los fines de semana, cuando no hay jornadas de trabajo que posibilitan a las mujeres estar fuera de su casa para estar lejos de su agresor”, dijo Soto.

Agregó que “con el aislamiento están expuestas a estar en cercanía física con su agresor las 24 horas del día”.

Además, en una rueda de prensa virtual organizada por la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, este lunes, la consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, Gheidy Marisela Gallo, explicó:

“Las llamadas a la línea para acompañar a las víctimas de violencia de género en Colombia sumaron 1.221 entre el pasado 22 de marzo y el 5 de abril, durante la cuarentena decretada por el Gobierno para contener la enfermedad del COVID-19, lo que supuso un crecimiento del 103 % con respecto al mismo periodo anterior”.

Del total de llamadas, 912 corresponden a casos de violencia intrafamiliar, más del doble de las 434 registradas el año pasado durante ese periodo.

A pesar del aumento en las consultas de esta línea telefónica, del 20 de marzo al 4 de abril cayeron las denuncias diarias por violencia sexual y violencia intrafamiliar o de género, detalló la Fiscalía General de la Nación.

De contabilizar 132 denuncias por violencia sexual al día y 393 por violencia de género, se pasó a 55 denuncias por violencia sexual y 132 intrafamiliar o de género.

Según Soto, el aislamiento por la pandemia ha dificultado “el acceso de las mujeres a la justicia”, lo que en su opinión explicaría esta disminución en el número de denuncias a pesar de un aumento de las consultas en la línea telefónica púrpura.