De acuerdo con el proceso, ella habría permitido que un hombre identificado como Fernando Barrera se aprovechara de los menores de edad (4 niños y 2 niñas), desde hace 7 años aproximadamente.

La hoy investigada dejaba que el abusador se quedara ocasionalmente en su casa del municipio de La Calera, Cundinamarca, para acceder a los niños cuyas edades no superaban los 10 años para cuando comenzaron los vejámenes. En la actualidad, el mayor cuenta con 17 años.

Además, la Fiscalía estableció que a cambio de tener sexo con los menores, Barrera les compraba víveres, ropa, útiles escolares, pagaba los servicios públicos y les prometía regalos como bicicletas y celulares; y en algunas oportunidades los habría amenazado.

El presunto agresor sexual, amigo de la mujer, fue detenido el pasado 11 de septiembre en Soacha por el CTI de la Fiscalía, y dos días después se materializó la captura de la mamá de los niños en La Calera.

Barrera también fue enviado a prisión por los mismos cargos que la mujer, pero ninguno aceptó los cargos que un fiscal seccional de Bogotá les imputó.