La familia de la adulta mayor hizo un video para mostrar que el cuerpo todavía estaba en la casa, este martes en la tarde, más de 24 horas después de haberse presentado su deceso por COVID-19, según reportó el periodista Johnatan Nieto en Twitter.

“La verdad, no han querido venir a hacer el embalaje para poderla entregar a la funeraria. Llamamos a la Secretaría de Salud y lo único que nos dicen es que son los de la EPS”, dice una mujer en la grabación.

De la mujer se sabe, según CityTv, que había sido hospitalizada en la clínica de la Policía desde el pasado 12 de julio, que el sábado le dieron el alta sobre la medianoche y que dos días después murió en su casa.

La nieta de doña Guillermina volvió a exponer su caso en CityTv para buscar ayuda, pues el noticiero informó que un caso similar se presentó en una vivienda en Ciudad Bolívar, en donde un hombre falleció y sus seres queridos pasaron casi 15 horas con el cadáver en la habitación.

Si tenemos un paciente con posible COVID-19, ¿cómo es posible que nos dure más de 13 o 14 horas en su lecho de muerte?, como sucedió con mi cuñado José Cartagena. Él no tenía tos ni fiebre”, dijo en el informativo Ebasio Suárez, familiar del fallecido.

El hombre aseguró que aunque no le hicieron la prueba de coronavirus a su familiar, de todas formas le exigieron que debía tener “una historia clínica para poderlo declarar como una muerte natural, de un infarto”, o que de lo contrario era sospechoso del virus.

Para este tipo de casos, la Secretaría de Salud anunció que si un familiar fallece en casa, justo ahora que “se acerca el pico de la pandemia”, el procedimiento que se debe hacer es llamar a la EPS y pedir la asistencia de un profesional, que será el que verifique las causas de muerte y emita el certificado ya sea en formato físico o digital.

“De acuerdo con la causa de la muerte, la EPS debe alistar el cuerpo según protocolo de bioseguridad para que el servicio funerario lo recoja”, y este se encargará de solicitar la licencia ante la Secretaría de Salud.