La primera en responder fue una joven que estaba sentada sobre una banqueta en una calle en Bogotá, y que con su tapabocas en el cuello dialogaba con otra persona a menos de un metro de distancia.

Más allá de la irresponsabilidad por el mal uso de la protección, lo que sorprendió a los televidentes fue la respuesta que dio sobre el posible origen del coronavirus.

“Eso fue un virus que crearon los chinos para afianzarse más ellos en la economía, y poner a los otros países por debajo”, aseguró en el noticiero, con total convicción, Deissy Berríos.

La persona que estaba con ella coincidió en que la COVID-19 es, supuestamente, un cuento chino, como reza el dicho popular, aunque le metió más dramatismo a su respuesta.

“Lo creó la China para bajar la sobrepoblación que ellos tienen, porque ellos dicen que la gente mayor no les genera dinero a ellos, y más bien les genera pérdidas”, agregó Santos Cabeza, en el noticiero.

Pero aunque estos jóvenes busquen cualquier excusa con tal de justificar el mal uso del tapabocas, que es solo uno de los elementos de protección recomendados para evitar el contagio del virus, las cifras del Observatorio de Salud de Bogotá muestran que precisamente los jóvenes son los que más se han contagiado en la ciudad.

Esto, porque la estadística refleja que de los 86.857 casos confirmados en la capital, 18.938 son de jóvenes de entre 20 a 29 años, y que otros 19.435 casos positivos están en la población de entre 30 a 39 años.

Es decir, esta población joven concentra poco más del 43 % del total de contagios de coronavirus en la ciudad, y precisamente por eso es que las autoridades les piden protegerse cuando salgan a las calles, en caso de ser necesario, y no confiarse en que esta pandemia es puro cuento chino.

De hecho, Caracol entrevistó a un joven de 31 años que acaba de salir de una UCI en el hospital de El Tunal, y en su testimonio, según el noticiero, dijo que nunca pensó que se iba a contagiar porque creía que la COVID-19 solo atacaba con mayor agresividad a los adultos mayores.

“No recuerdo absolutamente nada de cuando estuve en el coma inducido, ya cuando desperté sentí la debilidad, y la respiración iba mejorando”, aseguró Miguel.