Mesa Ruiz era la jefa de enfermería del Hospital Universitario Erasmo Meóz, en Cúcuta, y la despedida que le dieron sus compañeros arruga el corazón.

Mientras su cuerpo, completamente cubierto, era trasladado en una camilla, los trabajadores de la salud de ese centro asistencial le hicieron una calle de honor y la despidieron con un cerrado aplauso.

“Un gracias profundamente sentido, por todo el bien compartido”, se lee en el mensaje que le escribieron sus compañeros a Mesa Ruiz.

“Las cosas no suceden por casualidad, sabemos que, en el camino de la vida, compartimos con quienes hacen parte de nuestra existencia, desde vidas anteriores, dejando en nosotros huellas imborrables y muchas experiencias”, agrega el sentido texto.

El nombre de Mesa Ruiz se suma a la lista de verdaderos mártires que han entregado su vida luchando para salvar miles de vidas en medio de la pandemia del coronavirus.