El pequeño primate fue rescatado gracias a una llamada anónima en la que  se denunció la tenencia ilegal del animal, destacó la Secretaría de Ambiente de Bogotá.

El animal, de la especie Cebus albifrons, llevaba aproximadamente un año fuera de su hábitat y estaba en un alto grado de desnutrición, agregó la institución.

Después del rescate, el capuchino fue llevado a la oficina de enlace de la Secretaría Distrital de Ambiente.

Posteriormente, el mono será llevado al centro de recepción de fauna silvestre, donde será rehabilitado para determinar si puede regresar a su hábitat natural.

La entidad recordó que el tráfico de especies silvestres es un delito y acarrea multas de hasta 3.600 millones de pesos.